El secreto de los glúteos y brazos tonificados

Muy buenos días, hace unos días conocimos a Ana, una profesional espectacular en el ámbito de la nutrición, y al momento, supimos que la colaboración entre ambos equipos podía ser muy beneficiosa para vosotros, los lectores. En este caso, el equipo de Tu Mejor Entrenador publica una entrada muy interesante sobre como conseguir un físico estético, únicamente centrándonos en las zonas del cuerpo que suelen crear mayores dificultades en mujeres, haciendo referencia a los glúteos y a los brazos.

Esta entrada recogerá una serie de consejos confeccionados por profesionales del sector del entrenamiento personal, derivados de años de experiencia y cuya eficacia y fiabilidad son máximas.

Comenzando con los consejos prácticos debemos aclarar un concepto. El entrenamiento de fuerza es un elemento fundamental, y sin el, no vamos a conseguir la “tonificación” que se busca en estos meses previos al verano. En muchas ocasiones, sobre todo en el género femenino, aparece cierto rechazo a este entrenamiento por miedo a la masculinización del cuerpo, y la verdad, que es un rechazo totalmente estúpido, las hormonas segregadas por las mujeres dificultan el crecimiento muscular masivo, y como resultado a este entrenamiento únicamente conseguiréis un físico mas tonificado y estético.

Una vez aclarado que el entrenamiento de fuerza es algo necesario, y que sin el no conseguiréis los objetivos pasamos a detallar que entrenamiento de fuerza debéis realizar:

          Ejercicios multiarticulares: Corresponden con ejercicios que involucran grandes grupos musculares como por ejemplo las sentadillas, hip trust, peso muerto, press banca etc.

  •          Trabajo pesado: El peso que carguemos en estos ejercicios no debe permitirnos realizar más de 15 repeticiones, la intensidad es algo fundamental, y para conseguir objetivos la intensidad tiene que ser alta.
  •          Frecuencia semanal: El número de entrenamientos de fuerza a la semana para principiantes sería suficiente con 3 sesiones, de aproximadamente 40 minutos a 1h
  •          Ejercicios accesorios: Si bien es cierto que el entrenamiento debe estar centrado en los ejercicios multiarticulares, debemos introducir ejercicios que potencien las zonas que queremos en particular como pueden ser la extensión de codo en cuerda, extensión de codo en polea recto, press francés o incluso fondos en paralelas.
  •          Entrenamiento cardiovascular: Este tipo de entrenamiento no es necesario para conseguir los objetivos, pero la verdad que puede ayudarnos a conseguirlos. Debemos introducirlo siempre después del entrenamiento de fuerza y con tiempos entre 15 y 20 minutos serán suficientes para nuestro objetivo.

Como veis este objetivo no tiene mucha complicación y todos podréis conseguirlo, además de este entrenamiento podría ser interesante acompañar el entrenamiento con un plan de nutrición adaptado a vuestras características, y si fuera necesario, el asesoramiento profesional de un entrenador personal para acelerar el proceso.